Diferencia entre calentar tabaco y quemarlo

El tabaco es una planta que se consume desde hace miles de años de distintas formas, actualmente lo más común  es hacerlo por medio de cigarros, lo que implica que el tabaco pase por un proceso de combustión para ser consumido, es decir, el tabaco se quema, se inhala el humo y se producen cenizas. 

Ahora se puede encontrar una alternativa al cigarro que en lugar de quemar el tabaco, lo calienta, pero, ¿cuál podría ser la diferencia entre calentar el tabaco o quemarlo?

Partamos por explicar: ¿Qué es IQOS y cómo funciona este dispositivo que usa tabaco para calentar? Pues bien, se trata de un dispositivo desarrollado tras años de investigación, que busca, a través de una tecnología patentada llamada HeatControl™, evitar la combustión del tabaco y con ello ser una mejor alternativa para consumir tabaco. 

La diferencia entre el tabaco calentado y el quemado radica por supuesto en la temperatura; mientras que un cigarro supera los 800°C, un calentador de tabaco llega a temperaturas más bajas, por ejemplo, IQOS llega a una temperatura máxima de 350°C. Esta temperatura provoca que el tabaco solo se caliente y se pueda inhalar un vapor de tabaco.

Al eliminar el fuego se elimina el humo y las cenizas. Un dispositivo calentador de tabaco como IQOS, permite al usuario probar el sabor del tabaco real. 

Dejar el consumo de tabaco y nicotina por completo siempre será la mejor opción. Sin embargo, si de otra forma continuarías fumando, al cambiar a una alternativa libre de humo estarás optando por una mejor opción de consumo.

Además de este beneficio, los dispositivos calentadores de tabaco como IQOS reducen las molestias en el entorno, pues se elimina el molesto humo, las cenizas y evitas quemaduras, sin mencionar el discreto diseño del dispositivo que puedes llevar contigo a todos lados.